Calidad ambiental interior, ¿un lujo o una necesidad?