La seguridad de los cosméticos, una prioridad de RSC