Reglamento CLP: el tiempo se agota