Conclusiones de la conferencia crash.tech organizada por TÜV SÜD: la conducción automatizada también necesita que se investiguen los accidentes