REACH 2018: ¿A quién afecta y qué hay que tener en cuenta en su planificación?