Este verano han aumentado un 12% las quejas por contaminación acústica