La Directiva Europea sobre la seguridad de juguetes endurece los requisitos