Un estudio de TÜV SÜD demuestra que los consumidores agradecerían más compromiso con la seguridad de los productos