Sistema de gestión de calidad ISO 9001: ¿un modelo de capa caída?