Banca, seguros e industria farmacéutica, los sectores más avanzados en materia de compliance