Cerca del 50% de los recursos energéticos se quedan en la industria química, alimentaria y metalúrgica