El primer lavado ayuda a garantizar la seguridad de una prenda