La apuesta por la calidad es un factor estratégico clave en un entorno cada vez más competitivo