La energía eólica resiste el impacto de la Covid-19