La monitorización permanente del estado de los equipos evita accidentes y garantiza un rendimiento óptimo