La prevención de riesgos contra atmósferas explosivas podría evitar accidentes