Los juguetes, el producto de consumo más retirado del mercado europeo