Normalización y estandarización, claves para la protección del planeta