Previsión, planificación y recursos son los puntos clave para la gestión del Reglamento REACH