Realizar una auditoría energética conlleva un ahorro potencial de entre el 20% y 45%