Los concesionarios deberían transformarse en redes compradoras de vehículos