Distribución y nuevas tecnologías. ¿Dónde está el valor añadido?